domingo, 29 de junio de 2014

Tarta Bautizo Marta

Dos siempre mejor que una...


La semana pasada mi vecina me pidió una tarta para el bautizo de su sobrina. Como podréis imaginar es una tarta con bebés (como las dos anteriores que hice para mis propios sobrinos) pero ésta tiene algo diferente; y es que tiene ¡tres pisos! Nunca antes había hecho una tarta tan alta y he disfrutado sobremanera diseñando y montando cada uno de los pisos. Sin más preámbulos, aquí os dejo una foto de la tarta para el bautizo de Marta.


Tarta Bautizo Marta


El hecho de que la tarta lleve más de un piso me permite combinar varias ideas sin que el resultado final quede sobrecargado. Y tenía muy claro lo que quería para el piso superior y para el inferior (por suerte me dieron carta blanca para hacer lo que yo quisiera). El piso central fue idea de mi cuñada... Y desde mi humilde opinión, la combinación de los tres, es perfecta :) Os dejo un par de fotos para que podáis apreciar mejor los detalles.  


Detalle pisos


Y como una tarta para bautizo, sin bebé, no es una digna tarta, aquí están las fotos de las dos criaturas que han acompañado a Marta en la celebración de su bautismo.


Detalles bebés


¡Son una monada! Sé que está mal que lo diga yo, pero es que estoy muy orgullosa de mis niñas... Sobre todo de la que está sentada al borde de la tarta. No es por nada en especial, sino porque fue un añadido de última hora. Yo pensaba poner tan sólo la figura gateando y el conejo de peluche, pero me pidieron que añadiese una muñeca sentada ¡justo el día de antes! Estrés, estrés y mucho estrés... Pero entiendo que con este tipo de tartas es difícil decidir claramente lo que quieres (incluso yo hago ciertos cambios de última hora), por eso acepté el reto y gracias al buen tiempo, la pasta de azúcar tuvo tiempo de secarse. 
Con respecto al sabor de los bizcochos, también os diré que, dado que tenía tiempo, decidí probar sabores nuevos. A parte del famoso sabor de vainilla, decidí hornear uno de chocolate blanco y otro de galletas María :) En este último caso he adaptado la receta de cupcakes de Alma Obregón. Espero que hayan disfrutado todos y cada uno de los bizcochos.
Y para acompañar a esta monada de tarta he decidido escoger una canción titulada The Call (que podréis encontrar dentro de la banda sonora de Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian). Ya utilicé una canción de Regina Spektor para la primera entrada de este blog, pero me apetecía tenerla otra vez por aquí, así que aquí está.

No need to say goodbye...




1 comentario:

  1. Anónimo1/7/14 1:19

    La combinación entre los tres pisos es exquisita, El consejo que te dieron fue muy acertado y tus manos de nuevo han desarrollado un trabajo muy delicado. Los tres pisos tienen una continuidad elegantísima. Por cierto, el ricito de las cabezas de los bebes es muy propio JAJAJA :-) María M.

    ResponderEliminar