jueves, 23 de octubre de 2014

Cake Pops Olaf (Frozen)

Muchos abrazos calentitos...

Segunda parte del pedido de esta semana. Después de la entrada sobre Anna, es el turno de los cake pops Olaf. Todo un ejército, en realidad. 24 pequeñas cabezas de un dientudo muñeco de nieve.

Cake pops Olaf

Este pedido es el resultado del secuestro al que fueron sometidos mis cake pops gatitos por parte de mi madre. Al parecer causaron furor entre sus compañer@s de trabajo. La verdad es que cuando la clienta me hizo el encargo el lunes, fue bastante insistente en que quería que fuesen del mismo sabor (bizcocho de chocolate) porque le encantaron los gatitos. Así que yo, obedientemente, hice caso. Cantaba y todo mientras horneaba el bizcocho, lo desmigaba y lo mezclaba con la crema de mantequilla. Sin embargo, enmudecí rápidamente cuando empecé a formar las bolitas. ¿Por qué? Pues porque el tierno Olaf no es una bolita, por lo que me tocaba modelar el bizcocho para darle la forma adecuada. Tardé más de lo esperado pero mereció la pena.
Cuando conseguí las 24 cabezas me puse con la nariz y los pelos. Al ser de pasta de azúcar, tenían que secarse para que no se desformasen al pegarlos. Y esto me lleva a uno de los pasos más complicados en la elaboración de estos cake pops. Pegar la zanahoria, los pelos, los ojos y el diente fue una obra de ingeniería. Tenía que dejar que el chocolate que cubre las bolitas de bizcocho estuviera lo suficientemente seco como para que los detalles de pasta de azúcar no se deslizaran por la cabeza, pero si dejaba que se secase mucho ya no se pegaban. La verdad es que después de los cuatro primeros se convirtió en algo automático: saca la bolita de bizcocho de la nevera, báñala en chocolate, una serie de golpecitos para escurrir el sobrante y pegar los detalles. Aunque, como todo lo hecho a mano, no hay dos cake pops iguales.
Lo que me pregunto es si, como muñecos de nieve que son, se habrán derretido durante el viaje a Córdoba o aún se mantendrán estoicamente sobre sus palitos... Yo confío en ellos ;)

Y al igual que con la muñeca Anna de pasta de azúcar, la canción para estos cake pops la he sacado de la banda sonora de la película Frozen: el reino del hielo. Y qué mejor canción que la protagonizada por el propio Olaf titulada En Verano

Frío y calor se habrán conocido... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario