viernes, 11 de octubre de 2013

Cupcakes rana en charca

¿Alguien quiere un baño...?

Cuando la gente oye la palabra cupcake, piensa en una magdalena con crema de mantequilla por encima. Pero los cupcakes pueden ofrecer mucho más. Por eso, para el santo de mi sobrino, decidí experimentar una nueva forma de presentar los cupcakes. Misma elaboración, pero diferente apariencia e incluso sabor. Aquí os muestro mis últimos cupcakes, los cuales he nombrado como Rana en charca.  

Cupcakes rana en charca

Como veis no me he calentado mucho la cabeza para elegir el nombre... Pero es que yo, a veces, soy así de simple. El cupcake es de galletas Oreo y la rana, la charca y los nenúfares son de pasta de azúcar. Una monada ¿verdad? Pues aquí os dejo un plano más cercano de ambos.

Rana y nenúfar

Y aunque estos cupcakes son una monada ahora, una vez terminados, durante su preparación ¡por poco me da un chungo! Supongo que de todo se aprende, pero el mal rato que yo pasé espero que no se vuelva a repetir. 
Veréis, en la página de facebook de En Clave de Azúcar hice la gracia de que mi cocina parecía una charca (porque estaba elaborando unos cupcakes que imitaban a una), pero lo que no sabía es que realmente las ranas acabarían nadando en un húmedo charco delante de mi. Es lo que pasa cuando haces las cosas con un pelín de prisa. La hora tampoco acompañaba (cerca de media noche) y el desastre sucedió. ¿Que qué sucedió? Pues que sin darme cuenta le dí con el rodillo de amasar a un pequeño vaso que tenía sobre la mesa y toda el agua se desparramó sobre mis pobres ranas, nenúfares y juncos. Y puede que los batracios adoren el agua, pero si están hechos de pasta de azúcar ¡os aseguro que no! Es una combinación "tóxica y mortal". No es que la pasta de azúcar se ponga mala de sabor ni nada de eso, sino que se convierte en una masa pegajosa e imposible de moldear. Un desastre, vamos. Pero por suerte, pude solucionarlo a tiempo (por poco). Cosas del oficio, supongo :)

Y después de esta parrafada (se ve que hoy estoy "inspirada") os recuerdo que aún tengo que daros la canción que acompaña a estos originales cupcakes. Pues bien, el artista escogido es Justin Timberlake (Sir Justin Timberlake para mi), y la canción, Señorita (en español, sí), la cual tiene un ritmillo que haría mover las patitas hasta a las ranas.

No me enrollo más y os dejo disfrutar...





No hay comentarios:

Publicar un comentario