viernes, 11 de julio de 2014

Receta ñoquis caseros con gorgonzola


La dieta mediterránea es una de las más ricas y variadas, y abarca tal cantidad de sabores y texturas que es imposible que no encuentres algún plato que sea de tu gusto. 
En esta ocasión, me he decantado por la comida italiana para compartir con vosotr@s mi segunda receta salada. Supongo que al leer "italiana" habréis pensado en pasta o pizza, pero quizás os sorprendáis al descubrir que se trata de patatas. Seguro que much@s ya sabréis que hablo de los también famosos ñoquis (o en italiano gnocchi). Sé que los venden en tiendas de comida (yo los descubrí hace unos años en Mercadona) pero aquí, os voy a mostrar como prepararlos de forma casera. Así que, sin más preámbulos, os presento los ñoquis caseros con gorgonzola.   

La preparación

Recordad que antes de comenzar a elaborar cualquier receta, debéis preparar los ingredientes y los utensilios que necesitéis para que no surjan imprevistos.

Utensilios:

- Olla(s)
- Picadora (o cuchillo afilado en su defecto)
- Pasapuré (o un tenedor fuerte en su defecto)
- Bandeja grande
- Sartén honda
- Espumadera
- Escurridor

Ingredientes:

- 1 kg de patatas
- 250 gr de harina (y algo más para enharinar)
- Sal y pimienta
- 300 gr de gorgonzola
- Aceite
- 1 1/2 cebollas
- 1 1/2 dientes de ajo
- 450 ml de nata
- 150 ml de vino blanco
- 1 1/2 cucharaditas de albahaca


*Con estos ingredientes obtendréis 6-8 raciones (dependiendo de la voracidad de l@s comensales)

La elaboración

- Lava las patatas y hiérvelas unos 30 minutos hasta que estén bien cocidas (el tiempo de cocción dependerá del tamaño de las patatas). Sabrás que están cocidas si, al pincharlas (con un tenedor o brocheta), no tienes que hacer mucha fuerza.  


- Mientras se cuecen las patatas, pela la cebolla y el ajo y pícalos bien (te recomiendo usar una picadora). Reserva.


- Saca las patatas cocidas de la olla, escúrrelas un poco y quítales la piel (yo utilizo los dedos, aunque debes tener cuidado de no quemarte). Corta las patatas en trozos y pásalas por el pasapuré. Si no tienes uno, utiliza un tenedor (se tarda más pero el resultado es el mismo). 


- Añade al puré de patatas la harina, la sal y la pimienta. Amasa hasta que esté todo bien integrado.


- Forma croquetas con la masa de patata. Para ello, coge un trozo de masa, del tamaño de una nuez, forma una bola y después alárgala ligeramente (te recomiendo que te enharines las manos para manipular la masa de patata, sino se te quedará pegada). Coloca los ñoquis sobre una bandeja enharinada y déjalos reposar (mínimo 15 minutos).   


- Corta el queso en pequeños trozos y resérvalo. Pon a calentar una olla con agua y algo de sal.

- En una sartén honda sofríe la cebolla y el ajo.


- Agrega al sofrito la nata, el vino y la albahaca. Incorpora el queso y deja que se derrita, removiendo frecuentemente. Finalmente, añade un poco de sal y retira del fuego.


- Cuando el agua con sal (que estaba calentándose) esté hirviendo, añade los ñoquis con cuidado. Cuécelos hasta que empiecen a subir a la superficie (unos 5 minutos). 


- Retíralos del agua con una espumadera y déjalos escurrir.


- Coloca los ñoquis en un plato (yo pongo 10-12 unidades por persona) y vierte un poco de salsa sobre ellos. Recuerda que son "croquetas" de patata por lo que pueden resultar un poco pesadas si llenas en exceso los platos (mejor siempre repetir que dejar comida en el plato).

La presentación
  
Unas croquetas de patatas cubiertas de salsa pueden no ser un plato muy glamuroso, pero os puedo asegurar que una simple ramita de perejil o hierbabuena consigue un emplatado perfecto. Además, una sencillo dibujo en el plato, con un poco de salsa, consigue un efecto espectacular...

Ñoquis caseros con gorgonzola

Y para acompañar a estos deliciosos ñoquis he escogido una canción de un grupo que conocí a través de mi primo Mauri. El nombre de dicho grupo es algo curioso: Alt-J. Yo fui un poco reticente al ver esas extrañas (para mi) siglas, pero en cuanto escuché la primera canción me enganchó. Y para esta ocasión he elegido una titulada Taro, que por lo visto está basada en una historia de amor que ocurrió realmente entre dos reporteros gráficos de guerra. La letra es un poco triste pero no es, ni será, la única tragedia amorosa de la que oiremos hablar.

Doors open like arms my love...





No hay comentarios:

Publicar un comentario