martes, 15 de abril de 2014

Cupcakes penitentes

Al cielo con ella...


El domingo comenzó la Semana Santa; una fecha en la que puedes encontrar en las pastelerías uno de los dulces que más me gusta: las torrijas. Se trata de un dulce sencillo (básicamente pan y miel), pero de sabor insuperable. La verdad es que nunca he intentado prepararlas en casa (quizás porque me da un poco de miedo que no salga bien...) Sin embargo, he querido rendir mi particular homenaje a la repostería de Semana Santa. Por eso, me he puesto a hornear y a modelar y he creado estos cupcakes penitentes.    

Cupcakes penitentes

Tenía muy clara la idea desde el principio, pero tuve que pensar bastante en los detalles, como por ejemplo, el sabor de los cupcakes. Al principio iba a hacerlos de vainilla, pero me apetecía innovar, así que, después de consultar mis recetas, me decanté por prepararlos de fresa
El capirote fue una de las cosas más complicadas. Parece una tontería pero tuve que idear una plantilla para conseguir la forma de cono y después pegarlo con mucho cuidado para que la pasta de azúcar no se rompiera. Aunque, por suerte, se secaron rápido. Los cirios iba a hacerlos también de pasta de azúcar, pero entonces me acordé de las velas de cumpleaños. Quedan bien, ¿verdad? No hay penitentes más dulces. 

Y ahora la canción... En este caso, mi particular calvario. No conseguía encontrar una canción inspiradora para estos cupcakes. No me disgustan las marchas de semana santa, pero no conozco ninguna y no me terminaba de convencer. Sin embargo, mi hermana me recordó una banda sonora que le iba como anillo al dedo: Jesus Christ Superstar. ¡Adoro esa película! y no he tenido que pensármelo mucho; Gethsemane (I only want to say) es una de mis canciones preferidas. 

I'd want to know my God...


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario