lunes, 3 de febrero de 2014

Tarta cumpleaños Ana Belén

Cuando disfrutas haciendo algo, es imposible que salga mal...

El día 31 de enero fue el cumpleaños de mi hermana (sí, mi famosa hermana) y dado que es una persona muy especial, se merecía una tarta muy especial. Ha supuesto mucho esfuerzo pero, por ver su cara, todo ha merecido la pena.
La verdad es que me costó mucho trabajo decidir qué es lo que quería hacer. Ella quería una tarta con forma de cámara de fotos, pero dado que la tarta era mi regalo quería que fuese una sorpresa, por lo que la idea de la cámara la deseché; sin embargo, a ella le gusta mucho el mundo de fotografía y esas cosas, así que tenía claro que una cámara tenía que haber en su tarta, pero ¿qué más? Pensé mucho, pedí consejo y entonces, un día, la idea vino a mi. ¿Por qué no mezclar en una sola tarta algunas de sus aficiones y gustos? Pues bien, eso fue lo que hice y éste ha sido el resultado.

Tarta cumpleaños Ana Belén

Creo que está bastante claro que mi hermana es una moderna. Las cámaras de fotos, los zapatos, el café del Starbucks e ir de compras son algunas de las aficiones favoritas de mi hermana. Y todas ellas han quedado reflejadas en su tarta. Pero además, mi hermana tiene otra afición más, que está incluida en esta tarta pero que a simple vista no se ve. Para averiguarla hay que probar la tarta; y es que está rellena de crema de mantequilla con aroma de chicle, porque mi hermana siempre tiene un chicle en la boca... Puede parecer raro, pero la verdad es que estaba muy buena, o como diría Dora La Exploradora: "Delicious" (lo sé, se me va un poco la cabeza...)

Y ahora vienen los detalles. He querido empezar con lo más sencillo: las bolsas. Los logotipos están pintados a mano :)

Detalle bolsas

En segundo lugar os presento el logotipo del vaso de café. Parece sencillo ¿verdad?, pero pintar a mano a esa especie de sirenita (o lo que sea) es muy, muy complicado. Aunque el resultado es muy realista, ¿no?

Detalle logotipo vaso

Y ahora viene una de las joyas de la corona: el par de zapatillas. No estaba segura de cómo iba a quedar, pero después de añadirle todos los detalles, casi parecían de verdad :)

Detalle zapatillas

Y por último, pero no menos importante, mi hermana o al menos su replica de pasta de azúcar (Ana-pasta como yo la llamo) y su cámara de fotos La Sardina (no es que le haya puesto ese nombre, es que la cámara se llama así). Modelar una cara es la cosa más complicada que he hecho en pasta de azúcar. La de los bebés que realicé para las tartas de bautizo fueron difíciles, pero ésta, con el pelo y la expresión, me resultó más complicada. 

Detalle personaje y cámara

Pero aún hay otro detalle más. Al girar la tarta se puede apreciar el gorro de Minion que lleva puesta la Ana-pasta; que es una réplica de un gorro de Loop Pop que tiene mi hermana.

Detalle gorro

En fin, que tanto en conjunto como por separado, esta tarta me tiene enamorada (no sólo por el resultado final, sino también por el proceso de elaboración). Nunca hay que subestimar el valor de la experiencia, que permite realizar cada vez cosas más complicadas y en menos tiempo.

Y la canción para esta tarta ha sido una elección bastante curiosa. Yo había elegido Pequeño desastre animal de Vetusta Morla (la favorita de mi hermana), pero dado que ya he puesto una canción de este grupo, pensé en escoger alguna otra. Pero no se me ocurría ninguna mejor, así que le pregunté a mi hermana cuál quería que le pusiese, pensando que ella elegiría otra. Sin embargo, me propuso la que yo ya había pensado, así que no le dí más vueltas y fue la que finalmente elegí. 

Hermanita, que cumplas muchos más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario